INICIO
CONTACTO
SÍGUENOS EN
10/04/2013
El retrato de Santa Teresa

Javier de la Cruz

Fray Juan de la Miseria, que alguna noción de pintura tenía por haber andado en el taller del pintor Alonso Sánchez Coello, y por orden del P. Jerónimo Gracián, pintó el rostro de la Madre Teresa en los últimos días de la estancia de ésta en el convento de San José de Sevilla. La madre Teresa, cuando le conoció junto con Ambrosio Mariano en casa de doña Luisa de la Cerda, le retrató al describírnoslo como "gran siervo de Dios y muy simple en las cosas del mundo".

En el cuadro de fray Juan, realizado al óleo sobre lienzo con unas dimensiones de 82 por 78 centíme¬tros, más allá de que fray Juan de la Miseria no fuera un gran artista, y a pesar de las imperfecciones técnicas que evidentemente tiene la pintura, nos encontramos con un documento histórico de primer orden, el rostro de la madre Teresa que vienen a coincidir con las descripciones que de Santa Teresa, nos dejase María de San José, quien afirma "era en todo perfecta, como se ve por un retrato que del natural sacó fray Juan de la Miseria, un religioso nuestro santo".

El Padre Gracián nos cuenta la trama del cuadro: "Este retrato mandé yo hacer por mortifi¬car a la Madre, porque ella me pedía con gran instancia que la mortificase; mas no me atreví á tanto que por aquella curiosa mortificación consintiese entrar seglar dentro del monasterio, sólo á fr. Juan de la Miseria que entraba á pintar allá dentro otras cosas...Un día le mandé que la retratase, y a ella que estuviese queda y se dejase retratar. Esto sintió ella mucho porque era muy humilde; y no sintió tanto la descomodidad y grosería con que fr. Juan la retrataba, que la hacía estar sin menearse la cabeza ni alzar los ojos mucho tiempo, cuanto que hubiese de quedar memoria y figura de ella en el mundo; y al cabo la retrató mal; porque, aunque era pintor, no era muy pri¬mo y así solía decir la Madre Teresa con mucha gracia: Dios te lo perdone, fr. Juan, que ya que me pintaste, me has pintado fea y legañosa".

Fray Juan de la Miseria, que no tenía una gran imaginación, y tal vez en este caso fuera lo mejor, copió directamente del natural el rostro de la Madre Teresa. Las manos fueron pintadas después, y para que resaltasen las hizo en color oscuro sobre el hábito y claro sobre la capa. También son añadidos posteriores las inscripciones situadas en el lado derecho de la imagen, donde va el nombre y se anota la edad de la Madre y la fecha de ejecución del rostro: "DIE SECVNDO ME / SIS IVNII", así como el nombre del autor: "ESTE RETRATO FUE SA / CADO DE LA MADRE / TERESA DE JHESUS / FUNDADORA DE LAS DES / CALZAS CARMELITAS / PINCTOLO FRAI JUAN / DE LA MISERIA RELI / GlOSO DE LA DICHA ORDEN".

Una vez beatificada la Madre Teresa, 1614, se añadió la paloma, símbolo del Espíri¬tu Santo, y la filacteria que sale de su boca, con la leyenda: "MISERICORDIAS DOMINI IN ETERNVM CANTABO".

Han sido numerosas las copias y las imitaciones del cuadro de fray Juan, hasta el punto de formar escuela y con¬vertirse en norma para los pinto¬res y grabadores que intentaron plasmar los rasgos físicos de San¬ta Teresa. Entre otras copias de dicho cuadro cabe destacar el que se encuentra en las Carmelitas Descalzas de Salamanca, mandado hacer por el propio rey Felipe II a alguno de los pintores de la Corte, y que superó en calidad artística al original de fray Juan de la Miseria. También el lienzo de fray Juan sirvió de retrato base para el grabado que acompaña la primera edición de la las obras de San Teresa llevada a cabo por fray Luis de León en Salamanca en 1588, bajo el título de los libros de la madre Teresa, así lo reconoce la inscripción que va al pie del grabado: "Este retrato fue sacado de la Madre Teresa de Jhesus, fundadora de las descalzas carmelitas, pintolo frai Juan de la Miseria re¬ligioso de la dicha Orden".

 

 

 

 

500
© STJ. 2012 - Todos los derechos reservados