INICIO
CONTACTO
SÍGUENOS EN
Última carta
Santa Teresa Y El Evangelio Dominical
01/03/2015
Día 8 de marzo, Domingo III Cuaresma (ciclo B)


Jn 2,13-25: Él hablaba del templo de su cuerpo... Y muchos creyeron en su nombre,
pero Jesús no se confiaba con ellos, porque sabía lo que hay dentro de cada hombre.

"Vida" 22,6-7: Y veo yo claro, y he visto después, que para contentar a Dios y que nos haga grandes mercedes, quiere sea por manos de esta Humanidad sacratísima, en quien dijo Su Majestad se deleita (Mt 3,17). Muy muy muchas veces lo he visto por experiencia. Hámelo dicho el Señor. He visto claro que por esta puerta hemos de entrar (Jn 10,9), si queremos nos muestre la soberana Majestad grandes secretos. Así que vuestra merced, señor, no quiera otro camino, aunque esté en la cumbre de contemplación; por aquí va seguro. Este Señor nuestro es por quien nos vienen todos los bienes (2 Pe 1,4). Él le enseñará. Mirando su vida, es el mejor dechado. ¿Qué más queremos de un tan buen amigo al lado, que no nos dejará en los trabajos y tribulaciones, como hacen los del mundo? Bienaventurado quien de verdad le amare y siempre le trajere cabe sí.

"Relación" 3,1: Me parece he recibido de nuevo, a lo que entiendo, mucha mayor libertad. Hasta ahora parecíame había menester a otros y tenía más confianza en ayudas del mundo; ahora entiendo claro ser todos unos palillos de romero seco, y que asiéndose a ellos no hay seguridad, que en habiendo algún peso de contradicciones o murmuraciones se quiebran. Y así tengo experiencia que el verdadero remedio para no caer es asirnos a la cruz y confiar en el que en ella se puso. Hállole amigo verdadero, y hállome con esto con un señorío que me parece podría resistir a todo el mundo que fuese contra mí, con no me faltar Dios.

 

AMPLIAR
HISTÓRICO
Calendario
Entérate de todas las actividades
mes anterior
Marzo 2015
mes siguiente
youtube
Videoblog 28: Li?bano
youtube
facebook
twitter
500
© STJ. 2012 - Todos los derechos reservados